Cheesecake de maracuyá o fruta de la pasión

Este postre, clásico si los hay, tiene un origen muy antiguo. Se cree que su antepasado era una especie de torta que preparaban en Grecia y que fue cambiando con los años. La repostería centroeuropea le dio diferentes sabores, pero fue en los Estados Unidos donde ganó fama, tanta que tienen un queso, el Philadelphia, con el que la preparan en infinitas variantes. Agendá esta fórmula imperdible.

Ingredientes
Para la base: 1 paquete de masitas de chocolate, 100 g de manteca.
Para el relleno: 800 gramos de queso crema, 250 cc de jugo o pulpa de maracuyá, 10 cdas de azúcar, 3 huevos, ralladura de 1 limón y 1 naranja, jugo de 1/2, 1 cdita de esencia de vainilla.
Para la cubierta: pulpa de 1 maracuyá, 1/2 taza de jugo de maracuyá, 7 gr. de gelatina sin sabor

Precalentar el horno a 160 ºC.
Moler las galletitas de chocolate en la procesadora y mezclar con la manteca derretida. Cubrir un molde desmontable y presionar para compactar. Llevar a horno 10 minutos. Retirar y dejar enfriar.
Mezclar los ingredientes del relleno y volcar sobre la base de galletitas. Llevar al horno y transcurridos 15 minutos cubrir el molde con papel de aluminio para evitar que la superficie se seque. Cocinar 50 minutos más.
Apagar el horno, dejar el pastel dentro durante al menos 30 minutos (se puede dejar la puerta del horno un poco abierta)
Retirar y dejar que repose hasta que esté completamente frío.
En una olla llevar a hervor el jugo de maracuyá con la pulpa. Apagar y agregar la gelatina sin sabor. Mezclar y dejar enfriar.
Cubrir la cheseecake con la gelatina y llevar a heladera por lo menos 8 horas.
Desmoldar y servir.