Tarta crocante de manzanas

Nada mejor para una tarde de invierno que una tarta de manzanas, un imprescindible de la cocina centroeuropea.

Ingredientes
Masa: 100 g de manteca blanda, 2 yemas, 2 cdas de azúcar, 1 cda de vinagre, 1 taza de harina
Relleno: 1 k de manzanas, 1/2 taza de azúcar, jugo de 1 o 2 limones, 1/2 taza de nueces molidas
Cubierta: 3/4 taza de harina, 1/2 taza de azúcar, 100 g de manteca fría

Colocar la manteca blanda en un bol. Sumarle las yemas, el azúcar y el vinagre. Mezclar bien todo. Agregar la harina y unir todo hasta obtener una masa tierna (si se pegoteara en los dedos, agregarles un poquito más de harina).
Forrar con esta masa una tartera enmantada y enharinada. Recortar prolijamente los bordes y pinchar totalmente la superficie con un tenedor enharinado. Reservar.

Pelar las manzanas y cortar en tajadas casi transparentes. Colocarlas en un bol. Mezclarle el jugo de limón y el azúcar.
Rellenar la tarta con esta preparación.
Espolvorear la capa de manzanas con las nueces molidas.

Para la cubierta, poner sobre la mesa los 3/4 de taza de harina, la 1/2 taza de azúcar y los 100 g de manteca fría. Cortar la manteca con dos cuchillos hasta convertir todo en un granulado.
Distribuir este granulado sobre las manzanas que están en la tartera.
Cocinar en horno caleinte hasta que la superficie esté bien dorada y crujiente.

Dejar enfriar o servirla tibia acompañada con una porción de crema chantillí o una bocha de helado de crema

Blanca Cotta